¿Por qué rechazamos que nos vendan?

vender

¿QUÉ NOS MUEVE A COMPRAR?

Ayer, preparando una nueva ponencia sobre ventas para esa misma tarde, me percaté en que estamos perdiendo el valor de la persona a la hora de vender. Me di cuenta que cuando se trata de cobrar por ofrecer un producto o servicio, perdemos la calidad humana y nos obsesionamos por hacer que la persona que tenemos delante adquiera nuestro producto o servicio. Después de más de 20 años dedicándome a las ventas y después de haber estado en varios sectores y varios tipos de empresa desde familiares a multinacionales, he percibido que, cuando se trata de vender, no hay amigos, no hay personas, no hay nada más que un número y es el del importe de la comisión que me voy a llevar como comisión.

Todo esto hace que el comprador, aun queriendo adquirir lo que le ofrece el vendedor, aun necesitando lo que el vendedor tiene, no lo compra y lo rechaza. Todo eso viene porque en los últimos años el ser humano está falto de atención humana. Ya no nos saludamos por la escalera, todo el mundo anda estresado, si el vecino del tercero está mal, el del cuarto está peor. No nos preocupamos por lo que le pasa al de al lado. Somos a veces capaces de ver a alguien con cara triste, llorando y no le brindamos ayuda; de hecho ni siquiera nos damos cuenta.

Todo esto, que suena muy genérico y que, aparentemente, no tiene nada que ver a la hora de vender, está sumamente ligado con lo que es la venta. Si eres vendedor, ¿Cuándo fue la última vez que llamaste a un cliente solo para preguntarle qué tal estaba o para darle saludo a la familia? Y de esta forma luego nos preguntamos por qué el cliente no nos compra.

Bien, y ahora te estarás preguntando. ¿cómo solucionar esto? ¿Cómo hacer que las ventas aumenten y además seamos personas? La respuesta es muy sencilla. Cuando se ponga en primer lugar a la persona por encima de la venta, entonces, y solo entonces,  llegarán los resultados que esperas. De hecho, llegaran más beneficios de los que te imaginas.

Gracias, gracias, gracias, por tu tiempo y recuerda, las compran las realizan personas, no máquinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *