Cada decisión es un aprendizaje:

aprende de tus decisiones

Aprende de tus decisiones inconscientes

Estimad@ amig@ hoy quería compartir contigo la importancia de ser consciente de tus decisiones.

Lo primero de todo, gracias gracias gracias por tu confianza depositada en mi. Gracias por tu paciencia. Llevo dos meses desconectado por motivos de crecimiento. He estado experimentando cambios importantes para que hoy, por fin, pueda darte material de valor. He estado practicando la toma de decisiones y aprendiendo de cada una de ellas.

A lo largo del día tomamos decisiones conscientes como si tomo café o té, o si voy al trabajo por un camino o por otro… Pero luego hay muchísimas que tomamos de forma automática como por ejemplo si me pongo primero la pierna izquierda o derecha del pantalón, si cambio de marcha en el coche, etc etc. El caso es que son esas decisiones inconscientes y, por tanto automáticas, las que hacen que nuestro día sea de una u otra forma.

La buena noticia es que esto tiene remedio y es muy fácil. Solo hace falta prestar atención a lo que haces y dices. No se trata de cambiarlas, ya que muchas de esas decisiones automáticas son buenas y te acercan a tus objetivos. Lo que trato de decir es que, siendo consciente de esas decisiones, podrás conocerte mejor y de cada una de ellas sacar un aprendizaje.

Sé consciente de tus decisiones

Ahora tampoco se trata de que quieras ser consciente de todas tus decisiones a la vez. Al igual que no puedes armar un puzzle tratando de colocar todas las piezas a la vez, tampoco puedes ser consciente de todas las decisiones al mismo tiempo. Simplemente toma la decisión de ser consciente durante un día de cierto tipo de decisiones. Mantente alerta.

Por ejemplo, un día puedes mantenerte atento a cuantas veces te enfadas, otro día puedes estar atento a como preparas la comida paso por paso. Cuando empiezas a coger el habito de estar atento a tus costumbres, empiezas a tomar las riendas de tu vida y puedes decidir. Al final, todo esto se trata de poder decidir y de aprender de esas decisiones.

Cuando haces algo en automático de forma inconsciente, no puedes decidir. Por eso cada decisión cuenta. Si decides tú, tomas el control; si dejas que tus creencias y tu educación decida por ti, al final siempre serás victima de tus circunstancias. Aprende de ellas y las que te alejen de tus metas, cámbialas.

Imagina que tus decisiones inconscientes son tu cliente y que tus decisiones conscientes eres tu. Te gustaría que tu cliente te compre? para eso tienes que venderle bien y hacerle ver a tu cliente que tú eres el que llevas las riendas y que tú eres lo mejor que puede comprar. Aunque esto ya lo sabes del anterior artículo 

Al inconsciente no le gusta pensar, le encanta lo automático.  Simplemente haz que sea tu parte consciente la que le mande las ordenes y no que sean tus experiencias pasadas negativas las que manden.

nil est in intellectu quod non fuerit in sensu (Santo Tomas de Aquino) experimenta sensaciones nuevas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *