¿Tienes un buen plan de negocio?

El área de los negocios puede parecerte totalmente predecible, pero ¿crees que ha llegado el momento de hacer un autoanálisis de tu negocio?

Te sugiero refrescar el concepto de un plan de empresa,  que no es más que el mejor gancho o estrategia para captar a un comprador, cliente o inversor, y decirle que nuestra idea es genial y muy rentable.

Además, es una gran herramienta para que a través de la comunicación, la venta se convierta en una idea original que sirve para atraer y convencer a las personas que tienen los recursos para ponerla en marcha, y a su vez, evaluar la viabilidad de tu negocio.

¿Cómo saber que un plan de negocios  vale la pena?

Te sugiero algunos pasos que te dejarán con ganas de buscar más información, y ser el mejor en plan de negocios:

  • Un plan tentador: Debe estar escrito de forma que incite al lector a hacer números y valorar las posibilidades de entrar en el negocio.

Hay que cuidar el estilo de redacción, ser breve, utilizar un lenguaje sencillo (ideas principales en frases simples), evitar al máximo la jerga y eliminar lo superfluo.

  • Mas que ocurrente dinámico: Hay que ser creativo, pero con mesura para no distraer al lector.

La creatividad es importante, siempre y cuando destaque algo del negocio, porque puede tener el efecto contrario. Puedes acompañarlo de cualquier otro soporte que facilite la lectura y lo diferencie del resto.

  • Preciso y explícito. La claridad y la concisión deben ser fundamentales. Cárgalo de información útil, no puede faltar ningún dato importante.

Recuerda que es una cuestión de calidad y no de cantidad, no hagas perder el tiempo a tu lector. Las ideas claves, desde el principio: que no haya que deducir su significado.

NO OLVIDES…

La correcta gestión de las finanzas marca la diferencia entre una buena empresa y otra que está bajo la amenaza del cierre, así que en el plan financiero es fundamental incluir:

  • Presupuesto de tesorería. Sería el análisis de la empresa, la diferencia entre las entradas y salidas que no siempre coinciden con la diferencia entre ingresos y gastos.
Ten en cuenta el RESUMEN EJECUTIVO

Esta es la tarjeta de presentación y lo que va a decidir si el cliente sigue adelante o no. Así que tiene que ser personalizado, no podrás redactarlo para todos igual.

Según a quién te dirijas, incidirás más en un aspecto que en otro. Lo mejor es escribirlo al final del plan para que realmente contenga lo esencial del mismo.

Ahí deben estar contenidas las cinco claves del plan de una manera fácil y breve:

  • La razón de ser del negocio: tu idea, tu visión, tu misión, llámalo como quieras, en realidad se trata de la razón de ser del proyecto.
  • Tu propuesta de valor: Lo que busca el mercado que hemos detectado y que nadie está ofreciendo.
  • Las características del mercado al que te diriges y tu público objetivo.
  • El equipo promotor y una idea sintética de los recursos elementales a utilizar.
  • Qué inversión necesitas, en qué periodo de tiempo se recuperará y la fase de retorno que esperas.
Toma en cuenta el Plan de Marketing

Llegamos a una parte fundamental del plan: no basta con tener una idea genial, una necesidad sin satisfacer, sino que además vamos a saber venderla. Por eso, antes habremos realizado un estudio de mercado para detectar:

  • Público potencial. A quién me dirijo, qué espectro de población, franja de edad, sexo, zonas geográficas…
  • Pasillo de precios. Ten en cuenta tres conceptos: si es un mismo producto que ya está en el mercado, pero que va a cubrir necesidades nuevas que hemos detectado, el precio será más bajo porque es más fácil de imitar.

Sin embargo, si es un producto diferente que va a cubrir necesidades que ya cubren otros productos, pero de otra forma, el precio también será bajo, por la misma razón.

Y si es un producto diferente que va a cubrir otras necesidades que hemos detectado, entonces sí podremos poner un precio más elevado.

  • Quién es nuestra competencia. Aquí debemos incluir quién está haciendo algo similar a lo que queremos hacer y en qué se diferencia nuestra propuesta de lo que actualmente se ofrece.
Analiza la competencia

Un buen análisis de la competencia, nos permite también conocer cuáles son nuestras debilidades. Para ahondar más sobre este análisis de competencia podemos recurrir al mapa de la experiencia del cliente.

Son muchos y variados los aspectos para tener  un buen plan de negocio, aún más los aspectos que puedes llegar a crear para que sea el inicio de un camino de éxito y constancia.

No dudes en preguntarme, estoy presto a brindarte el apoyo necesario teayudo@javiermesas.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.